Normativa y planificación climática a nivel autonómico

CONTEXTO ACTUAL

Las comunidades y ciudades autónomas tienen competencias transferidas en los sectores más emisores en España: transporte y movilidad, industria, agricultura y también en cuanto a planificación del despliegue renovable en el país, dado que se encargan de pasos clave como el impacto ambiental de gran parte de los proyectos. Es por ello que el propio Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030 y la Estrategia de Descarbonización a Largo Plazo (ELP) 2050, los dos principales instrumentos para que España sea neutra en emisiones en 2050 y cumpla con el Acuerdo de París, cuentan con las comunidades y ciudades autónomas para el desarrollo de buena parte de sus acciones.   

En este contexto, resulta fundamental que las regiones organicen el trabajo que, con arreglo a sus competencias, han de realizar para contribuir a la reducción global de emisiones y la conservación de la biodiversidad, fundamental –como sumidero de carbono y barrera de protección frente a los impactos climáticos- para lograr la necesaria transición ecológica y energética.  

Nota: La información y datos reflejados en este resumen han sido consultados a fecha de 30/04/2022

Solo cuatro leyes autonómicas climáticas en vigor

En estos momentos, sólo cuatro comunidades cuentan con una ley sobre cambio climático, Cataluña, Andalucía e Islas Baleares, todas ellas anteriores a la ley nacional aprobada el pasado mes de mayo de 2021, y más recientemente, Navarra. Otras dos comunidades autónomas se encuentran en una fase de tramitación ya muy avanzada: Islas Canarias y Comunidad Valenciana ya han aprobado sus anteproyectos de Ley en Consejo de Gobierno y siguen sus últimos pasos para la aprobación definitiva de sus proyectos de Ley. 

Les sigue de cerca el País Vasco que prevé aprobar su proyecto de Ley en el segundo semestre de 2022. Tres regiones más trabajan en un borrador de anteproyecto de Ley -Aragón, Galicia y La Rioja-, mientras que las siete restantes (incluidas las dos ciudades autonómicas) no han manifestado intención, por el momento, de desarrollarla.

Todavía hay ocho Comunidades Autónomas que no cuentan con planificación autonómica específica en materia climática con objetivos específicos a 2030 

Con independencia de contar con norma en vigor, las regiones están recurriendo a la planificación estratégica en materia climática para desarrollar las necesarias acciones de mitigación y/o adaptación frente al cambio climático y organizar sus hojas de ruta hacia la descarbonización de sus territorios. Sin embargo, tras el primer año de vigencia del PNIEC, todavía ocho regiones no cuentan con planificación actualizada en materia climática con horizonte 2030. 

Destacan las regiones de Navarra, País Vasco y Galicia que cuentan con Estrategias de Cambio Climático a 2050. Seis Comunidades Autónomas han aprobado sus estrategias mixtas frente al cambio climático a 2030 (Andalucía, Aragón, Cantabria, Comunitat Valenciana, Extremadura y Región de Murcia) y otras cinco trabajan o ultiman sus documentos (Asturias, Cataluña, Islas Canarias, La Rioja y Madrid). Por su parte, Castilla-La Mancha y Castilla y León tienden dos Estrategias desfasadas con horizonte 2020, mientras que Illes Baleares, aunque no cuenta con planificación específica, sí establece objetivos a 2030 en su ley del clima aprobada en 2019. 

Sólo tres Comunidades Autónomas cuentan con planificación autonómica específica en materia energética con objetivos específicos a 2030 

Con independencia de contar con norma en vigor, las regiones están recurriendo a la planificación estratégica en materia energética para desarrollar las necesarias acciones dirigidas a la transición a un modelo energético neutro en carbono y avanzar hacia la neutralidad climática en sus territorios. Sin embargo, tras el primer año de vigencia del PNIEC, sólo cuatro regiones cuentan con planificación actualizada en materia energética con horizonte 2030. 

Destacan las regiones de Extremadura, Navarra y País Vasco que cuentan con Estrategias o Planes Energéticos a 2030. Cuatro regiones han iniciado la fase de estudios previos y elaboración de sus documentos (Aragón, Galicia, Islas Canarias y La Rioja) y otras cinco regiones ultiman sus documentos que ya están en fase de tramitación (Andalucía, Asturias, Cantabria, Castilla-La Mancha, y Madrid). Por su parte, Cataluña, Castilla-La Mancha, Comunitat Valenciana, Islas Baleares y Región de Murcia, cuentan con documentos desfasadas con horizonte 2020.

Cuando se analizan las leyes, estrategias y planes autonómicos se aprecia una gran disparidad en la estructura del texto y en los datos que contienen

Además de variar en los indicadores empleados, los objetivos autonómicos tienen en cuenta distintos años de referencia, lo que dificulta poder establecer una comparativa entre comunidades o el determinar la coherencia y alineación con los objetivos nacionales.   

Los instrumentos de ordenación específicos para el despliegue de energías renovables desarrollados por cada Comunidad Autónoma son dispares y no homogéneos, existiendo CCAA que, incluso, no cuentan con ningún instrumento de estas características

La Ley de Cambio Climático y Transición Energética [LCCTE] prevé el establecimiento de una zonificación que identifique zonas de sensibilidad y exclusión por su importancia para la biodiversidad, conectividad y provisión de servicios ecosistémicos, así como sobre otros valores ambientales. A tal fin, el MITECO ha elaborado, y actualizará periódicamente, una herramienta cartográfica, con carácter referencial, que refleje dicha zonificación y velará, en coordinación con las CCAA, para que el despliegue de los proyectos de energías renovables se lleve a cabo, preferentemente, en emplazamientos con menor impacto.

Cinco regiones cuentan con un instrumento de zonificación aprobado, ya sea nuevo o actualizado de una versión previa -Castilla La Mancha, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Islas Baleareas y Navarra-, y en tres tiene un instrumento de zonificación previo pendiente de revisión, como Galicia, que recoge en su Plan Sectorial Eólico de 2002, zonas de implantación idóneas para parques eólicos, pero está pendiente su revisión y ampliación a los proyectos fotovoltaicos. Otras tres está pendiente su elaboración o incluso ya se han iniciado los pasos previos para hacerlo -Andalucía, La Rioja y Región de Murcia-. Cataluña y Extremadura cuentan con criterios generales de ordenación, pero sin zonificación, mientras que a la cola se sitúan Aragón, Cantabria, Islas Canarias y Comunidad de Madrid, que carecen de instrumento específico, aunque alguna ha manifestado intención de tenerlo.